Después de dos experiencias gastronómicas cocinando uno de mis platos favoritos con bacalao como han sido Bacalao al ajoarriero y Ajoarriero a mi manera, hoy comparto con vosotros una nueva versión de ajoarriero de ventresca de bonito a mi manera, un plato laborioso pero que os encantará.

Después de varias experiencias cocinando ventrescas de bonito a la brasa, a la plancha, al horno y al Grill, yo os recomiendo la preparación de esta deliciosa pieza del bonito utilizando la función Grill del horno por su sencillez y porque respeta toda la jugosidad y la textura ideal de la misma en tan sólo unos minutos de exposición a temperatura máxima. En este caso han sido sólo 5 minutos a 275º C con función Grill situando a la bandeja del horno a media altura. Recordad que cada horno tiene sus propias características técnicas y lo que sí es esencial es que no podréis estar navegando en esta Aldea Global mientras realicéis esta tarea.

Estoy abierto a debatir sobre el mencionado tema dado que en esta vida y por supuesto en gastronomía no existen las verdades absolutas. Ustedes tienen la palabra.

¿Vamos con la receta?……………

IMG_7834Ingredientes:

1 ventresca de bonito (en este caso de un bonito de 6 kilos de peso).

3 patatas de Coristanco (A Coruña).

1 pimiento rojo, tipo italiano.

1/4 de pimiento verde.

1/4 de pimiento amarillo.

1 zanahoria morada.

1 cebolla roja.

2 dientes de ajo rojo.

Tomate frito a nuestro gusto.

1/2 cucharada de pulpa de pimientos choriceros.

Aceite de Oliva Virgen Extra Gotas de Abril (Gourmet). (A.O.V.E).

Perejil.

Sal fina.

Elaboración:

Machacamos dos ajos con el cuchillo cebollero y comenzamos a dorarlos ligeramente en A.O.V.E partiendo del aceite en frío. Al mismo tiempo cortamos las patatas en rodajas de 2,5 mm de grosor más o menos, las secamos muy bien y las freímos en abundante A.O.V.E hasta que estén doraditas, rociamos con sal fina y reservamos situándolas sobre papel absorbente de cocina. Untamos ligeramente la ventresca limpia con A.O.V.E, la rociamos ligeramente con sal fina y reservamos en una fuente fuera del frigorífico hasta que atempere.

Cortamos la cebolla roja en juliana y comenzamos a pocharla con una pizca de sal fina a fuego lento en el aceite hasta que esté tierna después de retirar previamente los ajos ya doraditos que añadiremos en los dos últimos minutos. Incorporamos el pimiento choricero, sofreímos ligeramente y añadimos posteriormente el tomate frito removiendo nuestros ingredientes durante 5 minutos más. Rectificamos el punto de sal si fuera necesario.

En un cazuela sofreímos durante un par de minutos a fuego fuerte la zanahoria morada con una pizca de sal fina y reservamos. Posteriormente salteamos a fuego fuerte el pimiento rojo, verde y amarillo cortados en fina juliana con una pizca de sal fina durante 3 minutos y reservamos.

Precalentamos el horno con función Grill a temperatura máxima e introducimos la ventresca sobre una bandeja de horno a media altura durante 5 minutos nada más. Retiramos la fuente del horno y vertemos con cuidado el jugo que ha soltado la ventresca sobre el pochado de la cebolla. Retiramos la ventresca sobre una fuente y reservamos.

Incorporamos los pimientos y la zanahoria sobre la cebolla y los ajos y removemos durante unos segundos nada más para que se mezclen los sabores.

Desmenuzamos la ventresca con las manos limpias con mucho mimo y la distribuimos sobre nuestras hortalizas para remover con sumo cuidado todos los ingredientes. Mezclamos con mimo nuestros ingredientes procurando no romper demasiado las pequeñas secciones de la ventresca.

Comenzamos a formar capas de patatas fritas con el pochando de hortalizas y la ventresca en una cazuela y ya sólo quedará calentar nuestros ingredientes durante unos minutos a fuego lento.

Tened en cuenta que si el plato lo dejáis montado hasta la hora de la comida o cena, las patatas absorberán la rica salsa y necesitaréis disponer de una salsa complementaria de tomate y pimiento choricero reducida con un poco de vino de Rueda Solera para rematar el plato como he hecho yo en mi caso. Todo en esta vida queridos mortales es cuestión de prioridades, en mi caso he preferido disfrutar de la compañía de mi familia tomando unas cañas y rematar el plato al llegar a casa.

Es un plato exquisito y os animo a cocinarlo y a comentar vuestras propias experiencias gastronómicas aunque después de casi 10 años de camino os confieso que tengo pocas esperanzas.

IMG_7835

La ventresca de bonito es la parte más exquisita de este sabroso y saludable pescado azul.

 

IMG_7837

Machacamos dos ajos con el cuchillo cebollero y comenzamos a dorarlos ligeramente en A.O.V.E partiendo del aceite en frío.

 

IMG_7838

Al mismo tiempo cortamos las patatas en rodajas de 2,5 mm de grosor más o menos, las secamos muy bien y las freímos en abundante A.O.V.E hasta que estén doraditas, rociamos con sal fina y reservamos situándolas sobre papel absorbente de cocina.

 

IMG_7839

Untamos ligeramente la ventresca limpia con A.O.V.E, la rociamos ligeramente con sal fina y reservamos en una fuente fuera del frigorífico hasta que atempere.

 

IMG_7840

Cortamos la cebolla roja en juliana y comenzamos a pocharla con una pizca de sal fina a fuego lento en el aceite hasta que esté tierna después de retirar previamente los ajos ya doraditos que añadiremos en los dos últimos minutos.

 

IMG_7841

Precalentamos el horno con función Grill a temperatura máxima e introducimos la ventresca sobre una bandeja de horno a media altura durante 5 minutos nada más. Retiramos la fuente del horno y vertemos con cuidado el jugo que ha soltado la ventresca sobre el pochado de la cebolla. Retiramos la ventresca sobre una fuente y reservamos.

No es por nada pero la fotografía superior tiene mérito dado que la he sacado con la cámara en la mano derecha y sosteniendo con la mano izquierda la bandeja recién salida del horno. ¿Pasión o imprudencia de Blogger o bloguero cocinero?.

IMG_7842

IMG_7843

IMG_7844

IMG_7845

Desmenuzamos la ventresca con las manos limpias con mucho mimo y la distribuimos sobre nuestras hortalizas para remover con sumo cuidado todos los ingredientes.

 

IMG_7846

IMG_7847

IMG_7848

He salteado de forma independiente la zanahoria morada dado que es la primera vez que la he utilizado en mi cocina.

 

IMG_7850

En un cazuela sofreímos durante un par de minutos a fuego fuerte la zanahoria morada con una pizca de sal fina y reservamos.

 

IMG_7851

Posteriormente salteamos a fuego fuerte el pimiento rojo, verde y amarillo cortados en fina juliana con una pizca de sal fina durante 3 minutos y reservamos.

 

IMG_7853

Incorporamos el pimiento choricero, sofreímos ligeramente y añadimos posteriormente el tomate frito removiendo nuestros ingredientes durante 5 minutos más.

 

IMG_7854

IMG_7855

Rectificamos el punto de sal a nuestro gusto.

 

IMG_7856

IMG_7858

Incorporamos los pimientos y la zanahoria sobre la cebolla y los ajos y removemos durante unos segundos nada más para que se mezclen los sabores.

 

IMG_7859

IMG_7860

Desmenuzamos la ventresca con las manos limpias con mucho mimo y la distribuimos sobre nuestras hortalizas para remover con sumo cuidado todos los ingredientes.

 

IMG_7861

Mezclamos con mimo nuestros ingredientes procurando no romper demasiado las pequeñas secciones de la ventresca.

 

IMG_7862

Comenzamos a formar capas de patatas fritas con el pochando de hortalizas y la ventresca en una cazuela y ya sólo quedará calentar nuestros ingredientes durante unos minutos a fuego lento.

 

IMG_7864

IMG_7865

Comenzamos a formar capas de patatas fritas con el pochando de hortalizas y la ventresca en una cazuela y ya sólo quedará calentar nuestros ingredientes durante unos minutos a fuego lento.

 

IMG_7866

IMG_7867

Tened en cuenta que si el plato lo dejáis montado, las patatas absorberán la rica salsa y necesitaréis disponer de una salsa complementaria de tomate y pimiento choricero reducida con un poco de vino de Rueda Solera para rematar el plato como he hecho yo en mi caso. Todo en esta vida queridos mortales es cuestión de prioridades, en mi caso he preferido disfrutar de la compañía de mi familia tomando unas cañas y rematar el plato al llegar a casa.

 

IMG_7868

IMG_7869

Es un plato exquisito y os animo a cocinarlo y a comentar vuestras propias experiencias gastronómicas aunque después de casi 10 años de camino os confieso que tengo pocas esperanzas.

Me encanta la ventresca fresca y en conserva de bonito, os animo a cocinar este platazo porque una vez que lo hayáis cocinado con el cariño y el mimo que lo ha hecho este amateur gastronómico exclamaréis en galego de lo rico que está la popular expresión: Vaise do mundo!.

Este plato se lo dedico con todo mi cariño a nuestra querida amiga Pili Porto porque es una persona muy especial, una buena persona, Pili é moito como solemos decir por estos lares de las personas buenas que deseamos tener siempre a nuestro lado.

Gracias Pili por sorprenderme una vez más, un beso guapa desde mi/tu cocina.

Os deseo un feliz fin de semana amigos.

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 38 times, 1 visits today)