Lo que fácilmente se promete, difícilmente se cumple. No ha sido así en mis circunstancias ante esta experiencia práctica culinaria, dado que compartir la cocina al calor de los fogones con los buenos amigos, y compañeros–aunque sólo sea de modo virtual– es una actividad que me relaja, y me permite disfrutar de la fortuna de vivir con salud.Le había prometido a mi compañera bloguera Carmen Albo del blog Guísándome la vida, mujer vital, alegre y de sonrisa contagiosa donde las haya, que pondría en práctica la preparación de su receta de Arroz de roast-beef de Navidad y aunque he tardado un poquito en subir esta entrada en mi blog, lo que uno promete, ha de cumplirse, así que a los hechos me remito.En año nuevo, había preparado para mi familia un rosbif de lomo alto de ternera gallega y con las sobras del mismo, y un trozo de aguja de ternera, puse en práctica la preparación de este sencillo arroz de roast beef, que pasará a formar parte de la sección del blog denominada, Cocina de batalla.

Restos del rosbif sobre una “sábana” de mantequilla

Ingredientes para 12 personas:El hueso y restos de carne del rosbif de año nuevo.
600 gramos de aguja de ternera gallega asada en el horno sin mantequilla.
80 gramos de arroz de la variedad Bomba por persona (1 Kg).
250 gramos de guisantes finos.
2 cebollas.
2 puerros.
2 dientes de ajo.
Un poquito de Brandy.
Aceite de oliva virgen extra.
Pimienta negra recién molida.
Sal gruesa.

 




Limpiamos la carne del exceso de grasa y la troceamos

Preparación:
1.- Comenzamos troceando con un cuchillo eléctrico de cocina el hueso del rosbif para facilitar su distribución, y la cocción con los puerros en nuestra tartera, añadiendo un poco de sal gruesa.

2.- Picamos las dos cebollas y los ajos en trocitos pequeñitos, y los pochamos en un poquito de aceite de oliva virgen extra, durante unos diez minutos.
3.- Salpimentamos la aguja de ternera y la introducimos en el horno precalentado a una temperatura de 170ºC grados, durante una hora. Transcurrida la primera media hora, le daremos la vuelta, y rociaremos con un poquito de Brandy.

4.- Al mismo tiempo, preparamos un caldo concentrado con los huesos del rosbif y los puerros troceados, durante una hora y cuarto. Desprendemos la carne de los huesos y la reservamos para preparar el arroz.

5.- Troceamos la aguja de ternera asada, los restos de carne del rosbif y los puerros en trocitos pequeños, y los salteamos durante 3 minutos con la cebolla y los ajitos, que previamente habíamos pochado.
6.- Incorporamos el arroz, lo salteamos con nuestros ingredientes durante un par de minutos más y comenzamos a agregar dos partes y media del caldo de carne de rosbif filtrado, por cada parte de arroz.

7.- Transcurridos 5 minutos de cocción a fuego fuerte, añadimos los guisantes, y continuaremos cociendo el arroz durante quince minutos más a fuego medio, dejándolo reposar durante unos 5 minutos más, antes de servir a nuestros comensales.

Sugerencia: Añadir un poquito de pimentón o azafrán a vuestro gusto para aportarle al plato, un agradable sabor y color.

En estos tiempos de crisis económica, la cocina y nuestra imaginación son una excelente combinación para ofrecer a nuestras familias platos sencillos pero no por ello, menos sabrosos.

Carmen, la imaginación al poder; ¡eso sí! sin dejar de sonreír como tú lo haces, y con ese sentido del humor que te caracteriza.

Confío en que en alguna ocasión, podamos cocinar platos sabrosos al calor de los fogones y disfrutar sobre todo de la sobremesa y de agradables tertulias con nuestros amigos.

Un beso desde La Ciudad de Cristal.

 

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 9 times, 1 visits today)