Una carne tierna, sabrosa, suave y muy saludable.

El potrillo era de la hermosa zona de Cedeira (A Coruña)

Hacía tiempo que no nos reuníamos ante una mesa preparada con nuestros amigos Marisa (primera por vuestra diestra) y Ramón (primero por vuestra siniestra), María José y Juan Carlos. Yo le había propuesto a Marisa, preparar un sabroso arroz con leche utilizando un «arroz roto para perros», siguiendo la curiosa recomendación de nuestro amigo Pati (Luis) del L´Argüei.Marta, la hija de Marisa y Ramón, aquella niña que se ha convertido en una bella mujer, me ayudaba en la cocina troceando los ajos y las zanahorias mientras nos comentaba: -¿qué voy a cenar yo en el día de hoy si las opciones son arroz roto para perros y carne de potro?. La verdad es que nos reímos un rato y al final de la experiencia práctica al calor de los fogones, Marta tuvo que reconocer que todas las opciones culinarias resultaron ser muy sabrosas.
De primer plato y siguiendo mi petición-recomendación, Marisa nos preparó unos sabrosos espagueti a la puttanesca, cuya experiencia gastronómica ya había puesto en práctica siguiendo la propuesta de mi apreciado compañero de fogones virtuales Carlos Dube.
Es un placer–al menos para un servidor– que los buenos amigos te inviten a cenar pero si además te ofrecen su cocina y un mandil tan chulo para preparar la cena, el placer es más intenso y mientras pueda disponer de una copa de buen vino al alcance de mi mano–Ramón me ofreció un Rioja Gran Reserva Marqués de Cáceres–este generoso ofrecimiento es y será muy tentador e irresistible para un servidor amante de los fogones.Marisa, me había dicho que tenía carne de potrillo y que le gustaría que la cocinara en su casa. Me acordé que hace unos días había preparado en casa una sabrosa carne de ternera gallega poniendo en práctica una receta que Mapi (prima de María) que me había enviado desde Bretaña (Boeuf Bourguignon).Yo ya había probado en alguna ocasión la carne de potrillo y sabía que es parecida en su textura y sabor a la carne de ternera pero un poquito más dulce así que en esta ocasión, he reducido la cantidad de azúcar y no he introducido la carne en el horno a diferencia de la preparación del Boeuf Bourguignon.Tengo que confesaros, que Ramón no se atrevió a probar esta carne tierna y sabrosa, no así su preciosa hija Marta y optó por disfrutar de los deliciosos y picantes espaguetis a la puttanesca dado que Marisa siguió fielmente, los consejos y recomendaciones de Carlos Dube.


Ingredientes para 6 personas:
1,5 kilo de carne de potrillo en trozos grandes.
1 cebolla en cuarterones.
100 gramos de bacón o tocino en taquitos.
2 zanahorias en rodajas gordas.
2 clavos.
2 dientes de ajo rojo.
1 botella de vino tinto con D.O. Rioja (LAN crianza 2006)
16 ó 18 cebollitas pequeñas enteras.
Una cucharada de harina.
Una rama de tomillo y 2 hojas de laurel (atados juntos para formar un bouquet garni).
½ litro de caldo de carne y verduras.
1 cucharadita de azúcar.
Aceite de oliva virgen extra de Córdoba.
50 gramos de mantequilla.
Sal y pimienta negra.

Preparación:
1.- Poner la carne en un fuente con el vino, cebolla, clavos, pimienta negra y dejarla en la nevera macerando 24 horas.
2.- Retirar la carne (reservando el líquido) y secarla bien (con papel de cocina).
3.- Sellar ligeramente la carne en una mezcla de aceite de oliva virgen extra y mantequilla y reservarla en una fuente.

Sellar ligeramente la carne de potrillo
4.- Añadir el ajo picado, el bacón (o tocino), las cebollitas, las zanahorias y la harina.
5.- Incorporamos la carne y removemos durante unos minutos más nuestros ingredientes.
6.- Añadir el líquido–filtrado– reservado, el caldo, sal, pimienta, azúcar, y el bouquet garni de tomillo y laurel.
7.- Cocer los ingredientes a fuego lento durante una hora y quince minutos y el plato estará finalizado.
Añadir imagenOs prometo que en una aportación posterior en Gastronomía en Verso, compartiré con vosotros la preparación de este delicioso y cremoso arroz roto– «para perros»–con leche, tal vez, el arroz con leche más cremoso que he degustado hasta la fecha.

Fijaros en la decoración de la lechera; ¿es bonita verdad?. A Marisa que es una artista–esta bella cualidad le viene de familia–le he pedido que me decore una para nosotros, así que ahora sólo me queda conseguir una lechera a lo largo del camino.

Un delicioso arroz roto con leche

Marisa nos preparó el arroz con leche y esta deliciosa tarta de nata y fresas que en alguna oportunidad también compartiré con todos vosotros.

Disfrutar de la compañía de los buenos amigos es un placer y si además lo hacemos compartiendo lo mejor de cada uno de nosotros al calor de los fogones, la satisfacción es aún mayor. Os recomiendo que os animéis a cocinar, ya veréis como poquito a poco,el ilimitado y siempre gratificante mundo de la gastronomía os enganchará, os atrapará y seréis un poquito más felices.Cuando se comparte se gana.Carpe diem y feliz fin de semana que mañana es viernes.
Print Friendly, PDF & Email
(Visited 332 times, 1 visits today)