Cochinillo Asado

Las alabanzas al hermano cerdo son inconfesables. Nada menos que «La Cordorniz» (La revista más audaz para el lector más inteligente) publicaba este
soneto:
.
No fuiste, no -muy otro era tu sino-bello animal como el caballo hermoso,ni como el cisne en su hogar sedoso estiraste el pescuezo peregrino.
.
No es tu gruñido el canto delicioso del arroyo quebrado y cristalino, ni tu rabo rizoso buen cochino, pudo ser nunca tu remate airoso.
.
Tus bellas cualidades, tan famosas, las descubren tus carnes sustanciosas que en alarde de líder las impones porque para vencer en toda raya al cisne, o al arroyo, o al caballo te bastan tus magníficos jamones.
.
Fuente consultada: La Gastronomía En Verso de Enrique Mapelli López
En el presente post me gustaría compartir con vosotros mi primera experiencia culinaria práctica –que conste en acta para que no haya malentendido alguno– a la hora de asar un cochinillo dado que hasta este preciso momento, sólo me había limitado a disfrutar de este sabroso plato, en las provincias de Segovia y Ávila (Arévalo) por primera vez y en algún que otro restaurante en ruta, de regreso hacia A Coruña.

Ingredientes para seis personas:

– 1 cochinillo (4kilos aproximadamente)
– 50 gramos de manteca de cerdo
– Unos palitos de laurel
– 1 vaso de agua
– Un poquito de vino blanco seco
– Sal gruesa

Preparación:

1.-Limpiar el cochinillo, hacerle una incisión en el espinazo por su parte interior, sazonar, pincharle la piel con una aguja. Untarlo de manteca (Vídeo) por la parte exterior, sazonándolo con sal.

2.-En un cuenco de barro, tartera o placa asadora –como en esta práctica– poner unas ramitas de laurel sin las hojas, el agua y un poquito de vino blanco, a continuación colocar el cochinillo con la piel hacia abajo. Cubrir con papel de aluminio el rabo y las orejas para que no se quemen.
3.-.-Meter al horno precalentado (Vídeo) a una temperatura entre 180º y 200º con función turbo durante 45 minutos. Dar la vuelta al cochinillo para que se haga por ambos lados y dejar en el horno durante una hora y cuarto.
Anécdota: ¡ Acompañados con ensalada y patatas fritas no sobró ¡na! de ¡na!. Manifiesto “Acompañados”–¡en plural!– dado que en mi primera experiencia culinaria ante este sabroso plato, fui un poco temerario dado que en lugar de asar un solo cochinillo tuve que asar dos, atendiendo al número comensales que se habían ofrecido a última hora a disfrutar en familia de tan sabrosa carne. El único problema es que tuve que utilizar dos hornos, el mío y el de mi cuñada Ana que vive en el mismo edificio que yo un piso más abajo. ¡Ventajas que tiene uno al ser Presidente de esta nuestra Comunidad !.

¡Os deseo SALUD y un feliz fin de semana !.

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 5.240 times, 2 visits today)