El libro de recetas de blogueros y Cocina con BRA ya está en nuestra casa. Deseo agradecerles a todas las personas que han participado de alguna forma en este bonito e ilustrativo libro de recetas que hayan contado con este amateur de los fogones, con mi pequeño granito de arena para que muchas personas puedan disfrutar y compartir gratos momentos cocinando platos ricos para sus familiares y sus amigos. 
Cuando Enrique Soriano se puso en contacto conmigo para invitarme a colaborar en este bonito proyecto que hoy ya es una realidad, me manifestaba que yo podía aportar la receta de un plato que a mí me gustara especialmente pero que a él le gustaban mucho las migas extremeñas. ¿Qué puedo deciros del cariño que yo siento por Extremadura?, la verdad es que no pude negarme a aceptar su deseo y de esta sencilla forma, la receta denominada “Migas extremeñas con cariño para Cáceres, tierra de conquistadores” ya forma parte inseparable de esta bonita iniciativa de BRA que me ha hecho mucho ilusión.
Obviamente no voy a cocinaros una vez más unas sabrosas migas extremeñas para celebrar esta grata circunstancia pero sí voy a cocinaros con cariño una fritura de rico pescado utilizando una vez más materiales de cocina de BRA innovadores y modernos y   materiales de excelente acero de BRA que María y yo aún conservamos en nuestra casa desde que nos casamos hace ya más de veintiocho años.
La cocina nos une amigos, confío y deseo que así continúe siendo durante muchos años más.

Para compartir con vosotros la preparación de este plato rico de nuestra cocina tradicional he seguido una vez más las instrucciones y las recomendaciones del maestro y Chef Alfonso Díaz que podéis visualizar en este ilustrativo vídeo de Canal  Cocina.

 Ingredientes básicos:


Raya  y melgacho 
Pimentón agridulce de La Vera 
1 sobrecito de azafrán puro.
Pimienta negra.
Orégano 
Sal 
Perejil 
2 hojas de laurel seco 
Ajo rojo. 
Vinagre de manzana ecológico 
Un poco de agua.
Aceite de oliva virgen extra 
Harina 
Pan rallado

Preparación: 

1º.- Mezclamos los ingredientes en cantidad suficiente para aderezar nuestro pescado en función del número de comensales.
2º.- Mi cuñado Julio me había obsequiado con una raya que tenía congelada y la descongelé lentamente sumergiéndola en leche fresca semidesnatada Leyma y cortándola posteriormente en tiras de un centímetro de grosor más o menos.

3º.- Secamos muy bien las tiras de raya con abundante papel de cocina y los rociamos con un poquito de sal. Reservamos.

4º.- En una jarra o en un bol introducimos nuestros ingredientes para el adobo y los trituramos con una batidora añadiendo un poquito de agua como nos indica Alfonso Díaz en el vídeo.
5º.- Mezclamos muy bien la harina con el pan rallado y ya estamos preparados para comenzar la apetitosa aventura.
6º.- Cubrimos los trozos o tiras de la raya con la sabrosa mezcla del adobo y los mantenemos sumergidos durante media hora por lo menos.
7º.– Comenzamos a rebozar el pescado y reservamos hasta que el aceite esté a una temperatura adecuada, circunstancia que comprobaremos al añadir pequeños grupos de trocitos de pescado para que la temperatura del aceite no descienda bruscamente.
¿Estamos todos preparados?;¿tenemos el vino Albariño o Godello fresquito para compartir?.
La temperatura del aceite de oliva virgen extra es importante, la experiencia manda.
8º.- Sobre una fuente situamos papel de cocina para absorber el exceso de aceite de la fritura.

9º.- Freímos las tiras de raya en pequeños grupos.

10º.- Ante la duda degustamos pero el bonito color dorado de la fritura nos aportará información sobre el punto del pescado según nuestras preferencias. Con la copa de vino blanco fresquito en una mano degustamos, maridamos con el sabroso y afrutado vino, disfrutamos y decidimos sobre el resultado.
Exquisita, delicada y fina la raya; ¡ya lo creo compañeros!.
Estupendo el crocanti de raya
Después de visitar la Plaza de Lugo, decidí probar con melgacho la preparación de este plato. El resultado fue bueno porque el melgacho tiene una carne sin espinas, tierna, delicada y sabrosa pero….siempre hay un pero…., entre la raya, el melgacho y el cazón, yo personalmente os recomendaría el cazón por la textura de su carne que no es tan tierna como la carne de la raya o la del melgacho. De todas formas, los tres pescados están estupendos para disfrutar de un entrante de lujo en buena compañía.
En las fotografías inferiores podéis observar de forma resumida los pasos para disfrutar de un crocanti de melgacho rico, rico, rico.
Reitero  mi sincero agradecimiento personal a todo el equipo humano de BRA por invitarme a compartir una vez más gratos momentos al calor de los fogones de nuestra querida cocina tradicional.
Print Friendly, PDF & Email
(Visited 9 times, 1 visits today)