Queridos amigos, estáis observando uno de mis guisos de carne favoritos y gracias a las indicaciones que me ha dado mi querida suegra Ángeles he podido cocinar con éxito este delicioso guiso de ternera gallega con las hortalizas que ella me recomendó y unas exquisitas setas denominadas Lactarius sanguifluus que había congelado en el último otoño generoso.
El Lactarius sanguifluus es una seta estupenda para cocinar nuestros guisos, asados y estofados preferidos, no sólo por su agradable textura carnosa y su excelente sabor sino también por el jugo denso y rojizo que desprende cuando la salteamos en la sartén y que nos permitirá espesar nuestras salsas aportando un delicioso sabor final a nuestros platos de carne o de pescado.
Ángeles cocina este plato estupendamente, a mi querido suegro Julio le encantaba con patatas fritas por supuesto y hacía varios años que no degustaba un manjar tan exquisito como el que estáis observando, un guiso de carne excelente que he cocinado a fuego lento, con mucho cariño y que hoy comparto con vosotros con afecto.
Lengua de ternera gallega guisada con hortalizas y Lactarius sanguifluus
Lactarius sanguifluus

Nuestros ingredientes: 1 lengua de ternera gallega de 800 gramos, 3/4 de pimiento rojo, 3/4 de pimiento verde, 2 zanahorias, 1 puerro, 250 gramos de guisantes del país, tomate frito natural, una o dos cebollas, dos dientes de ajo rojo, 250 gramos de Lactarius sanguifluus, 1 vaso de caldo de carne y hortalizas, aceite de oliva virgen extra, 1/2 vaso de vino de Rueda Solera, un sobre de azafrán puro y sal.
1º.- Comenzamos limpiando muy bien la lengua de ternera y cociéndola en agua hirviendo con un poco de sal durante una hora. Dejamos enfriar la lengua de ternera sobre una fuente y posteriormente le quitamos la piel auxiliándonos con un pequeño cuchillo y con la parte convexa de una cuchara sopera que nos permitirá desprender la piel con facilidad y al mismo tiempo evitar con su correcta manipulación que la delicada carne se rompa.
2º.- En las fotografías superiores podéis observar el antes y el después de la limpieza de la lengua de ternera gallega que ya está lista para que podamos cortarla en filetes de unos 7 milímetros de grosor.
3º.- Cubrimos generosamente el fondo de nuestra con aceite de oliva virgen extra y calentamos a fuego lento entre 4 y 5 sobre 10 en nuestra vitro.
4º.- Picamos los ajos y los salteamos ligeramente. A continuación incorporamos las cebollas que previamente hemos cortado en brunoise y las pochamos -palabra que le gusta mucho a nuestro primo Luis de Ferrol- a fuego lento – 5 en vitro – hasta que la cebolla comience a dorarse ligeramente.
5º.- Cortamos las zanahorias y el puerro en juliana y los pimientos en pequeños cuadrados, incorporamos sal y continuamos pochando a fuego lento durante 7 minutos nuestras hortalizas.
6º.- Añadimos el vino de Rueda Solera y subimos la temperatura del fuego hasta que se consuma el alcohol. El aroma que desprende este vino en estos momentos es muy agradable y no podemos resistirnos a la tentación de aproximarnos a la cazuela para apreciarlo con mayor intensidad.
7º.- Añadimos la salsa de tomate frito natural y removemos nuestros ingredientes a fuego lento durante unos minutos hasta conseguir que el tomate se mezcle homogéneamente en la tartera.
 8º.- Añadimos un poco de caldo de carne y verduras, degustamos el punto de sal y rectificamos si fuera necesario.
9º.- Hemos descongelado y secado con papel absorbente de cocina los Lactarius sanguifluus y los incorporamos a la cazuela con un poquito de sal.
10º.- Incorporamos los guisantes, un sobrecito de azafrán y removemos con cariño nuestros ingredientes.
11º.- Cortamos la lengua en filetes no demasiado gruesos – entre 5  y 7 milímetros de grosor más o menos-, salamos ligeramente la carne y la situamos con cariño encima de nuestros sabrosos ingredientes.
12º.- Añadimos unas ramitas de romero y mantendremos cociendo nuestros ingredientes a fuego lento – ver vídeo– entre 10 y 15 minutos hasta que la carne esté tierna y a nuestro gusto.
13º.- Para acompañar este exquisito guiso de lengua de ternera podemos cocinar un puré de patatas con mantequilla, leche entera y sal o freír unas estupendas patatas de Galicia.
14º.- Para finalizar, dejamos reposando el guiso de lengua de ternera durante 15 minutos o podemos preparar este plato el día anterior para degustar un manjar en buena compañía al día siguiente.
En este sencillo vídeo podéis observar como la lengua de ternera gallega se está guisando poco a poco a fuego lento, de esta forma conseguiremos un plato exquisito que os invito a cocinar y sobre todo a compartirlo con personas que amen la cocina tradicional y que sepan apreciarla en su justa medida sin ningún tipo de prejuicio.
Os prometo que no os arrepentiréis de poner en práctica mi sincera, exquisita y económica propuesta gastronómica.
Os deseo con cariño felices guisos compartidos y unos felices días de primavera amigos.
Print Friendly, PDF & Email
(Visited 189 times, 1 visits today)