Nuestra amiga Pili que recientemente ha cumplido años, ja,ja 🙂 me animó en su día a preparar esta exquisita pieza de Ternera Gallega con Indicación Geográfica Protegida, una carne ideal para estofar y que podéis identificar en el siguiente enlace que os aporto.
 
Hoy celebramos un día especial, la fiesta del trabajo y al igual que muchas ciudadanas y ciudadanos de nuestro país soy plenamente consciente de que nos dirigimos hacia una «sociedad de mayores» y no me gustaría dejar pasar esta jornada sin expresar de un modo virtual, no por ello menos real, al calor de estos fogones compartidos un sincero deseo, el deseo de que el derecho a un puesto de trabajo digno sea una plena realidad magnis itineribus para todas las personas sobre todo para los más jóvenes porque en ellos, en nuestros queridos hijos reside el presente y sobre todo el futuro de nuestro estado de bienestar. 
 
Los que ya me conocéis un poquito-no es nada difícil conseguirlo- sabéis que no me gusta nada «maridar» la gastronomía con la política pero las actuales circunstancias económicas  y sociales nos invitan a todos a reflexionar no sólo en sabrosas viandas sino también en el futuro social y laboral de España, un país que está para comérselo y donde todos deseamos que las necesidades básicas de nuestros ciudadanos gocen de la máxima protección social.
Ante vosotros un exquisito pil-pil de Pimientos de Piquillo de Lodosa para acompañar como se merece este sabroso plato de llana de Ternera Gallega estofada. Recuerdo con mucho cariño cuando cociné para mis amigos una deliciosa caldereta de cordero extremeña y acompañé este emblemático plato de nuestra cocina tradicional con un puré de patatas y un pil-pil de Pimientos de Piquillo de Lodosa insuperable;¡qué ricos!.

La llana de Ternera Gallega con I.G.P es una pieza ideal para estofar
Ingredientes:
2 kilos de patatas nuevas pequeñas.
1 manojo generoso de cebollitas.
2 botes de 220 gramos de Pimientos de Piquillo de Lodosa.
4 dientes de ajos rojos.
Aceite de oliva virgen extra.
Medio vaso de Brandy.
Perejil.
Pimienta negra.
Sal.
Preparación:
1º.- Retiramos la carne (llana) del frigorífico con una antelación de 2 horas a su preparación, la salpimentamos generosamente y la sellamos ligeramente en abundante aceite de oliva virgen extra por todas partes.
No olvidaros, el sellado de la carne debe ser a fuego máximo – 8 ó 9 en vitro- y rápido, el suficiente para retener los jugos en el interior de la pieza.
2º.- Flambeamos (flamear) la carne con el medio vaso d brandy a fuego máximo hasta que se consuma el alcohol.
3º.- Confitamos ligeramente a fuego lento (50ºC) las cebollitas en abundante aceite de oliva virgen extra durante unos 80 minutos o las doramos ligeramente y las incorporamos a la carne como he hecho en esta ocasión.
4º.- Incorporamos las cebollitas a la carne y comenzamos a estofar a fuego lento, lento, lento (3 en vitro) durante unos 40 minutos.
5º.- Retiramos las cebollitas para evitar que se fundan con la salsa, ja,ja,ja. No estaría nada mal ¿eh?. A mí personalmente me gusta que esta circunstancia suceda pero en esta ocasión vamos a apostar por la fotografía, ja,ja,ja :); ¡que dura es la vida del bloguero cocinero!, ja,ja,ja; ¡qué saludable es la risa!.
6º.- Doramos ligeramente las patatitas nuevas en abundante aceite de oliva virgen extra. Las patatas nos han dado bastante trabajo a la hora de quitarles la piel raspando una a una ligeramente con un cuchillo de cocina pequeño. Así comprenderéis porqué las patatas nuevas de temporada (pequeñitas) sin piel  tienen en el mercado un precio más elevado, de todas  formas, vale la pena el esfuerzo económico si nos lo podemos permitir.
 7º.- Incorporamos las ricas patatas a la salsa y continuamos cociendo a fuego lento la carne durante unos 45 minutos más hasta que esté tierna, tierna. Las cebollitas las incorporaremos en los últimos 10 ó 15 minutos. (90 minutos ha sido el tiempo total del estofado de la carne).
8º.- Picamos y doramos ligeramente a fuego lento los tres dientes de ajo rojo en láminas, incorporamos los dos botes de pimientos de Piquillo de Lodosa sin el jugo y pochamos durante 15 minutos. Incorporamos el jugo de los pimientos y continuamos pochando a fuego muy lento y removiendo hasta conseguir un pil-pil de piquillos exquisito.
 9º.- Fileteamos la carne en rodajas de unos 2 centímetros de grosor y la acompañamos con las sabrosas patatitas y el pil-pil de Pimientos de Piquillo a nuestro gusto.
Queridos amigos, os invito a mojar el delicioso pan de mi querida tierra gallega en esta deliciosa salsa, os invito a degustar este sabroso plato virtual y a brindar conmigo con un sabroso y afrutado vino tinto por la salud-lo más importante-por la felicidad, por la risa y por la sonrisa y a desear que la creatividad y el buen hacer ilumine el camino a nuestros gobernantes y a los empresarios (empleadores) para que se generen suficientes puestos de trabajo de calidad para todos los españoles, especialmente para los más jóvenes.
¡Carpe diem amigos!, que la salud y la fuerza os acompanen siempre a lo largo del camino.
Print Friendly, PDF & Email
(Visited 822 times, 1 visits today)