Este guiso rico de choupas con patatas que hoy comparto con vosotros me trae gratos recuerdos de mi madre. Si no me falla la memoria, – ya tengo unos añitos- recuerdo  que cuando era un chaval  iba con relativa frecuencia a la plaza con mi madre. Ella me decía que para cocinar un rico guiso de choupas era necesario que estuvieran muy fresquitas y que tuvieran sección, es decir, que fueran gorditas dado que al cocinarlas menguaban mucho en la cazuela.
Por fortuna en A Coruña la frescura y la calidad de nuestros pescados y mariscos es excelente así que sólo hay que esperar una oportunidad como así ha sido en este caso para cocinar uno de mis platos favoritos.
Hoy celebramos El Día Internacional de la Mujer y yo deseo dedicar este plato a la memoria de mi querida madre, una mujer que luchó mucho para sacar adelante a sus nueve hijos. 
Quiero que mi madre observe que he sido un buen alumno o que al menos  pueda comprobar que he intentado cocinar este sabroso plato marinero con todo mi cariño como así hacía ella al calor de los fogones en nuestra casa.
¿Un plato humilde?


” Este álbum se lo dedico con todo mi cariño a las personas que disfrutan cocinando y compartiendo platos de nuestra querida cocina tradicional. 
 
Este delicioso guiso marinero por excelencia, este guiso de choupas con patatas de mi tierra que he cocinado con cariño y a fuego lento es uno de mis platos favoritos.
 
“Guiso humilde” como algunas personas le denominan por ignorancia e ingratitud a la generosidad sin límites de nuestro mar, un guiso rico, rico de verdad que enamora y que me hace feliz cada vez que lo he cocinado, lo he degustado con buen vino y lo he compartido.
 
Muchas gracias Loly una vez más por la calidad de tus productos. “

Ingredientes:

2 kilos de choupas.
8 patatas de Galicia.
600 gramos de guisantes frescos.
1 sobrecito de azafrán puro.
Dos cebollas del país.
1 pimiento verde.
 Perejil.
Tomates de rama con sabor dulce.
2 zanahorias.
2 dientes de ajo.
1 guindilla.
1 hoja de laurel.
Aceite de oliva virgen extra.
1/2 chupito de Vino de Rueda Solera.
2/3 de chupito de Coñac (lo que me dejaron mis cuñados).
1 vaso de caldo corto de robaliza o lubina.
1 cucharadita de pimentón agridulce de La Vera.
Sal.

 
Preparación:
1º.- Loly me limpió en la plaza las excelentes choupas y las cortó en pequeños trozos. Yo sólo tuve que adobarlas un poquito con 2 dientes de ajo y perejil picaditos durante la noche anterior y comenzar a guisar un plato de lujo total al día siguiente.
 2º.- Picamos las dos cebollas en brunoise y comenzamos a pocharlas a fuego lento durante 7 minutos con una pizca de sal.
 3º.- Troceamos el resto de nuestras ricas hortalizas como podéis observar en la fotografía superior y reservamos.
4º.- Cuando la cebolla esté ligeramente doradita le añadimos los ajos picaditos y rehogamos durante 2 minutos más.
5º.- Incorporamos la zanahoria, el pimiento verde, una pizca de sal y continuamos pochando nuestros ingredientes a fuego lento durante 5 minutos más.
6º.- Añadimos la hoja de laurel y media guindilla en trocitos y continuamos rehogando durante un par de minutos más nuestros ingredientes.
7º.– Añadimos los sabrosos tomates en trocitos pequeños y continuamos pochando durante 5 minutos más a fuego lento añadiendo un poquito de sal fina.
8º.- Incorporamos la cucharadita de pimentón agridulce de La Vera y rehogamos durante un minuto a fuego lento. El aroma es muy agradable y sobran las palabras, sólo procede expresar con sinceridad: ¡Viva el Pimentón de La Vera!.
9º.- Incorporamos el medio vasito de Vino de Rueda Solera, subimos la temperatura del fuego durante un par de minutos rehogando lentamente nuestros ingredientes.
 Este pequeño vasito contenía un poquito del excelente Coñac que me quedaba en casa y del que habían dado buena cuenta mis cuñados Francisco (Chisco) y Antonio-bueno y algunos comensales más- con motivo de la celebración del cumpleaños de María.
10º.- Añadimos el vasito de Coñac y reducimos durante un par de minutos subiendo la temperatura del fuego.
 11º.- Ha llegado el momento de incorporar las choupas troceadas y de rehogar nuestros ingredientes durante un par de minutos.
12º.- Añadimos un poquito de sal y dejamos cociendo las choupas a fuego lento durante 45 minutos o hasta que estén tiernas  sin añadir ni una sola gota de agua o caldo de pescado.

13º.- Tenemos los guisantes frescos preparados y los reservamos en una taza.

14º.- María me cortó las patatas como nos gustan en casa para este tipo de guisos con un grosor de unos 5 milímetros más o menos y lo hizo como si estuviera mondando cada una de las patatas.
15º.- Degusté la salsa y la choupas y os puedo confirmar que estaban deliciosas. Ha llegado el momento de incorporar las patatas dado que las choupas se cocinaron en su propia agua.

 16º.- Incorporamos las patatas y añadimos un poquito de sal fina.

 17º. Subimos la temperatura del fuego, añadimos los guisantes y un vaso de caldo corto de robaliza (lubina) y cuando el guiso comience a hervir añadimos un sobrecito de azafrán.
18º.- El azafrán entra en escena y le aportará aroma, sabor y color a nuestro guiso de choupas. Rehogamos nuestros ingredientes un poquito y mantenemos nuestro guiso cociendo a fuego lento durante 20 minutos más.
Procede observar y disfrutar
19º.- Mantenemos el guiso de choupas reposando durante cinco minutos y ya podemos comenzar a servir a nuestros comensales.
 Vuelvo a plantearos la pregunta inicial: ¿Un plato humilde?.
 ¿ De verdad ?; ¿ estáis realmente seguros ?.
 ¡Viva la cocina tradicional!
Os invito a cocinar este sabroso plato de nuestra cocina tradicional porque os encantará
A todas las mujeres del mundo les deseo no sólo un Feliz Día Internacional de La Mujer sino muchos días felices de camino compartiendo igualdad de derechos que los hombres en todo su recorrido.
GuisoChoupas

La receta en pescadeRías

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 401 times, 1 visits today)