Como ya os había adelantado en Instagram, lamentablemente por causa de la denominada “infoxicación” o exceso de información,  muchas de las recetas que los bloggers o blogueros gastronómicos compartimos en las Redes Sociales “permanecen en el olvido” dado que por alguna razón no las hemos publicado en nuestros respectivos blogs. Esta Receta de Rosa López Valdés  es una de ellas. Mi más sincera enhorabuena a su autora por compartir.

María preparó hace varios años estas pastas de té y os puedo confirmar que estaban deliciosas.

Os deseo un feliz fin de semana donde probablemente el frío os anime a disfrutar en buena compañía de una taza de café o té acompañada de estas irresistibles y adictivas pastas de té.

Ingredientes:

(Salen unas 3 docenas)
200 gr. de mantequilla
320 gr. de harina.
Una pizca de sal
100 gr. de azúcar glas
2 cucharaditas de azúcar avainillado.
2 yemas de huevo.
Chocolate fundido.
Cerezas confitadas.
Almendras fileteadas.
1 huevo.

Preparación:

Lo primero es cortar la mantequilla en cuadraditos y dejarla a temperatura ambiente.

Cuando esté blandita la echamos en un cuenco con la harina tamizada (no la echéis toda, si necesitamos más la añadimos después ) y 2 pizcas de sal, la mezclamos con la mano hasta que quede totalmente ligada. Añadimos las yemas, el azúcar glass y el azúcar avainillado. Lo amasamos con las manos hasta conseguir una masa compacta. Hacemos una bola, la envolvemos en papel film y la metemos en la nevera, por lo menos una hora.

Pasado este tiempo la sacamos, enharinamos la meseta de trabajo y la extendemos con el rodillo, nos tiene que quedar más o menos de medio centímetro de grosor. Con los cortapastas vamos haciéndolas al gusto.

Forramos la bandeja del horno con papel vegetal y las vamos colocando, no muy juntas porque en el horno ensanchan un poco. Las pincelamos con el huevo batido y las volvemos a meter en la nevera durante unos 10 minutos.

Mientras, vamos preparando los ingredientes para adornarlas.

Primero ponemos las almendras fileteadas a tostar suavemente en una sartén, moviéndolas con cuidado de que no nos quemen. Las dejamos enfriar un poco y con las manos las trituramos.

El chocolate lo fundimos al baño María, solo unas 4 onzas.

Calentamos la mermelada suavemente, unas 4 cucharadas.

Sacamos la bandeja del frigorífico y las adornamos; en unas ponemos las almendras tostadas, en otras las guindas y otras las pincelamos con el chocolate fundido. La mermelada la reservamos para cuando las saquemos del horno.

Se hornean a 180º C  durante 15 minutos, sólo tienen que quedar con un ligero color dorado.

Las sacamos para un rejilla con cuidado porque están bastante blanditas, endurecen al enfriarse.

Con la mermelada que tenemos caliente vamos a hacer una especie de bocadito. Ponemos en el centro de la parte de abajo un poquito de mermelada, cogemos otra pasta y la juntamos. Esto hay que hacerlo cuando las pastas están calientes, si se enfrían no pegan.

Cuando estén frías el resto las rebozamos con la azúcar glass. “.

Fuente consultada: Receta de Rosa López Valdés.

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 41 times, 1 visits today)