Recuerdo con agrado cuando Moulinex nos regaló un cortador de verduras y me ofrecí a probar este producto para preparar una coca de verduras.En esta ocasión, me gustaría comentaros las ventajas e inconvenientes de la nueva Picadora Moulinex 1,2,3 que ha sido un electrodoméstico (otro modelo) que hemos utilizado en nuestra familia.Quiero agradecer nuevamente a Moulinex la confianza y la generosidad que ha depositado en este humilde aficionado a la cocina para recomendaros las ventajas de esta útil, segura y eficiente picadora.

Sobran las palabras–a los hechos me remito– así que os presento dos sabrosas recetas que podéis preparar en casa utilizando la Picadora Moulines 1,2,3:

Primera receta

Ingredientes para la salsa pesto:

100 gramos de albahaca. (He utilizado sólo 50 gramos en esta ocasión).
150 ml de aceite de oliva virgen extra.
2 cucharadas de parmesano rallado. (He utilizado 3.)
2 cucharadas soperas de piñones tostados. (40 gramos).
1 diente de ajo sin alma o germen.
1 pizca de sal.
Pimienta negra recién molida.

Preparación:

1.- Tostar los piñones en una sartén hasta que tomen color cuidando de que no se quemen, y reservar hasta que se enfríen.
2.- Triturar el queso, la albahaca, el ajo y los piñones con la picadora 1,2,3, de Moulinex.

3.- Ir echando el aceite poco a poco para que emulsione. Añadir la sal (si la necesita), la pimienta y volver a triturar todos los ingredientes hasta obtener una salsa homogénea.

4.- Conservar la salsa pesto en un bote de cristal.

Segunda receta

Ingredientes para unas sabrosas albóndigas con salsa de tomate y verduritas:

650 gramos de carne de ternera gallega.

Para la salsa de tomate:

7 tomates kumato.
2 cebollas pequeñas
3 dientes de ajo.
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
2 cucharaditas de azúcar moreno.
Orégano.
Sal.

Para el pochado de verduritas:

1 puerro grande.
2 zanahorias.
1 cebolleta.
3 dientes de ajo.
1/2 vasito de vino de Rueda Solera.
1 vaso de caldo de carne.
Sal.

Para preparar las albóndigas:

2 rebanadas de pan de molde.
Pan rallado.
Harina.
Un vaso de leche.
1 huevo casero.
Perejil picadito.
1 cebolleta.
Sal y pimienta negra recién molida.

1.- Comenzamos triturando la carne con la picadora Moulinex 1,2,3. En tres pulsaciones de breves segundos obtendremos una textura de carne picada ideal. El único «inconveniente» que presenta para mí la picadora es la reducida capacidad del recipiente que es contrarrestada por la eficiente acción de la cuchilla. Los 650 gramos de carne los picaremos en tres tandas de breves segundos que no está nada mal.

2.- Apartamos la carne para un recipiente de cristal, picamos la cebolleta con la picadora y limpiamos con mucha facilidad el recipiente donde hemos picado nuestros ingredientes y la cuchilla para otra ocasión.

3.- Batimos ligeramente el huevo casero y lo incorporamos a la carne con la cebolleta picadita, la miga de pan previamente humedecida en leche, el perejil picadito, la sal y la pimienta.

4.- Incorporamos un poco de pan rallado y con las manos muy limpias removemos nuestros ingredientes poco a poco hasta obtener una masa homogénea. Incorporaremos poco a poco el pan rallado y removeremos nuevamente hasta que podamos moldear las albóndigas con facilidad.


5.-
Las albóndigas las he preparado con las manos y las he enharinando una a una y situando sobre un plato amplio.

6.- En abundante aceite de oliva virgen extra, sellaremos y doraremos ligeramente las albóndigas. Posteriormente las situaremos en una tartera para que esperen con ansia viva a la sabrosa salsa de tomate y al pochadito de verduritas que hemos preparado.

7.- Mientras doraba las albóndigas, María ha preparado una sabrosa salsa de tomate casera pochando en cuatro cucharadas de aceite de oliva, dos cebollas cortadas en juliana, tres dientes de ajo picaditos, 2 cucharaditas de azúcar moreno, siete tomates kumato en trozos, un poco de orégano a vuestro gusto y una pizca de sal. Cuando la salsa de tomate esté finalizada–30 ó 40 minutos a fuego lento– la pasaremos por el chino.

8.- En el aceite sobrante de dorar las albóndigas, pochamos a fuego lento nuestras verduritas con un poquito de sal hasta que estén tiernas.

9.- Posteriormente, incorporamos el vino de Rueda Solera, subimos la temperatura del fuego hasta reducir el alcohol del vino.
10.- Incorporamos la sabrosa salsa de tomate sobre las verduritas, añadimos un vaso de caldo de carne y transcurridos unos minutos podéis pasar o no–a vuestro gusto– la salsa por el chino.


11.- Para finalizar, incorporamos la salsa sobre las albóndigas y las dejamos cociendo a fuego lento durante 10 minutos.
En nuestro último encuentro, mi hermano Paco me comentaba que no le gusta la carne picada pero sí le encantaban las albóndigas que preparaba nuestra madre. Estas albóndigas están preparadas de una forma diferente, están deliciosas y María y yo te dedicamos querido hermano esta receta con cariño.

Carpe diem compañeros de camino, carpe diem.

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 1.050 times, 1 visits today)