Este otoño está siendo muy generoso en setas y reconozco que tengo varios platos pendientes de subir a mi/vuestra cocina pero el tiempo vuela y un buen bloguero sabe -«debería saber»- que también debe conciliar sus preferencias antes los fogones compartidos con  su vida laboral  y familiar.
El otoño es una hermosa estación y este año ha sido muy generoso conmigo obsequiándome con sabrosas setas. Los boletus son exquisitos, tal vez sea mi seta favorita aunque he degustado recientemente los Cantharellus cibarius y no sé, no sé que deciros queridos amigos.
De momento, os dejo en compañía de uno de mis compositores favoritos porque su alegre música me alegra el corazón y el alma también. Confío y deseo que disfrutéis de la preparación de esta sencilla receta que en el día de hoy comparto con vosotros.

Una carne excelente y es que en Galicia tenemos muchas cosas ricas
He sellado las secciones de solomillo a fuego fuerte -8 ó 9 en vitro- dos minutos por cada lado en una excelente sartén AMC obsequio de mi querida hermana Rosa María.
Cuando la carne esté a nuestro gusto, añadiremos sal en escamas sobre ella y serviremos inmediatamente a nuestros comensales.
Ingredientes:
 
1 kilo de solomillo de vaca gallega.
300 gramos de boletus.
2 dientes de ajo rojo.
Un poquito de perejil.
Aceite de oliva virgen extra.
Pimienta negra recién molida.
Sal en escamas.
 
Preparación:
 
1º.- Limpiamos los boletus con un paño húmedo y los cortamos en tiras de 5 milímetros de grosor. Los salteamos en una sartén a fuego medio -6 ó 7 en vitro- con un poquito de aceite de oliva virgen extra, los ajos picaditos o en láminas, un poquito de pimienta negra y sal. 
Otra opción estupenda es introducir los boletus en una bandeja de horno-180 grados-, añadirles aceite de oliva virgen extra, los ajos en láminas y sal, removerlos después de cinco minutos y transcurridos otros cinco minutos más estarán estupendos.
 
2º.- En un sartén o en una plancha eléctrica añadimos un poquito de sal gruesa, una cucharada de aceite de oliva virgen extra y a fuego fuerte -8 ó 9 en vitro- sellamos las secciones de solomillo de vaca a nuestro gusto. Con dos minutos como máximo por cada lado sería suficiente para tener la carne al punto.
 
3º.- Emplatamos la carne añadiéndole sal en escamas y acompañándola con los deliciosos boletus. Maridamos este exquisito plato con un vino tinto crianza que sea de vuestro agrado.
 
Os deseo un feliz fin de semana amigos de la comunicación virtual. Carpe diem.
Print Friendly, PDF & Email
(Visited 25 times, 1 visits today)