Hay que reconocer que este «verano» no está siendo muy generoso con nuestra querida tierra gallega pero siempre hay que ver el lado positivo de las cosas. Ya lo dice el sabio refranero español, «no hay mal que por bien no venga» y ante estas circunstancias, nuestros bosques este año en Galicia están más tranquilos-toquemos madera compañeros- y la naturaleza nos obsequia con generosidad en pleno mes de agosto con una de mis setas favoritas. Cantharellus cibarius, sed bienvenidos una vez más a mi cocina.
Mi propuesta de hoy consiste en una sencilla tapa de queso artesano de Curtis con mermelada de Cantharellus cibarius cuya receta y preparación comparto sin más dilación con vosotros a continuación.

 Cantharellus cibarius, una grata sorpresa más en el camino

Ingredientes para la mermelada de Cantharellus cibarius:

50 gramos de Cantharellus cibarius.
25 gramos de azúcar panela de agricultura ecológica de la Tienda de alimentos naturales Ultra_Alimento en la Plaza de abastos de Lalín (Pontevedra).
3 cucharadas de agua.

 Preparación:

1º.- Lavamos las setas con agua fría y las secamos bien con papel absorbente de cocina.

2º.- Cortamos cada seta en trozos pequeños y los situamos en el interior de un cazo de cocina.
3º.- Rociamos a las setas con el azúcar y las mantenemos cubiertas como podéis observar en la fotografía superior durante 3 horas. He utilizado azúcar panela consciente de que perdería el bonito color de los Cantharellus cibarius en el resultado final de la mermelada.  En esta ocasión, he apostado por un ingrediente natural más sabroso que el azúcar refinado y sobre todo mucho más saludable.
4º.- 50 gramos de setas no dan para mucho – ¿recordáis la receta de bombones de Cantharellus cibarius?- y podéis observar el jugo que se ha formado después de tres horas. Quería realizar esta primera experiencia práctica para comprobar si valdría la pena cocinar en otra oportunidad una cantidad razonable de setas, por lo menos 1 kilo de esta variedad  tan aromática y sabrosa.
5º.- Añadimos 3 cucharadas de agua fría, batimos nuestros ingredientes un poco con la batidora sin excedernos demasiado con la finalidad de conservar la textura carnosa de los Cantharellus cibarius. Mantendremos cociendo nuestros ingredientes a fuego lento, al número 3 en vitro de 1 a 9 durante 35 minutos removiendo de vez en cuando hasta obtener la textura final que más nos guste a cada uno.
6º.- Si seguís los pasos o tareas anteriores, obtendréis dos muestras o dosis individuales de mermelada como la que podéis observar en la fotografía superior.
7º.- Mi propuesta es una tapa que consiste en situar sobre una galleta marinera (100% ingredientes naturales) una porción de uno de nuestros quesos favoritos como es el cremoso y delicioso queso artesano de Curtis (A Coruña) y sobre el queso, una generosa quenelle de mermelada de Cantharellus cibarius que preparó María con dos cucharillas pequeñas.
Una tapa de lujo total, un bocado de rechupete
Queridos amigos, ya no tenéis disculpa alguna para preparar una mermelada rica y especial cuyo ingrediente principal es un regalo generoso de nuestros bosques, bosques que debemos cuidar y respetar educando en valores de conservación medioambiental y de respeto a la naturaleza a nuestros ciudadanos, y especialmente a los más pequeños en las escuelas, colegios y sobre todo en cada familia.
Os deseo un feliz fin de semana desde nuestra bonita y encantadora ciudad de A Coruña.
Print Friendly, PDF & Email
(Visited 131 times, 1 visits today)