Deliciosa tarta de leche merengada

María y yo hemos acudido nuevamente a los blogs Webos-fritos y Mercado calabajío de nuestros amigos Susana, Jesús y Carlos Dube respectivamente para preparar por segunda vez una tarta que ha gustado mucho a nuestra familia y a Paula, amiga de mi hija María quien ha tenido la grata oportunidad de probarla.
La tarta de leche merengada es una tarta fresca y deliciosa que no se hace pesada en ningún momento. Una tarta que le ha encantado curiosamente a mi hijo Juan Carlos a quien no le entusiasma demasiado la canela y que le ha dicho a María que es la mejor tarta que ha preparado en casa.

El trisquel con el que hemos decorado esta sabrosa tarta lo ha dibujado María sobre una cartulina gruesa y lo ha recortado posteriormente con un cúter para utilizarlo como plantilla para espolvorear la canela molida sobre la tarta.

¿ Un trocito más ?
El tenor literal de esta receta es de Susana del blog Webos-fritos y siguiendo estos pasos y sus recomendaciones la preparamos la primera vez, preparación que no he subido al blog debido a que la plantilla para decorarla la hicimos sobre una sencilla hoja de papel A4–no recomendable– y la decoración no merecía un aprobado dado que la canela se dispersó por donde le dio la gana.
En esta segunda ocasión, hemos seguido los pasos y las recomendaciones de mi amigo Carlos Dube a quien tengo que felicitar una vez más en este espacio de encuentro por su magnífico blog Mercado calabajío por su forma tan natural e ilustrativa de preparar todos y cada uno de los apetitosos y sabrosos platos que podréis encontrar en su cocina virtual. La cocina de Carlos es una cocina que admiro, unos fogones con los que me siento muy identificado.

Carlos es una excelente persona con la que comparto sus principios básicos culinarios y sobre todo, su respeto y admiración por nuestra cocina tradicional. Os recomiendo que visitéis su cocina sin prisa alguna dado que Mercado calabajío os encantará.

Ingredientes

Para la base
250 gr de galletas de canela, tipo Napolitana
70 gr de mantequilla sin sal

Para la mousse de leche merengada
600 gr nata montada
5 claras montadas a punto de nieve
5 hojas de gelatina
380 gr de leche condensada
200 gr leche entera
1 rama de canela
La cáscara de un limón
La ralladura de un limón
Canela molida

Hemos utilizado un molde de 25 cm desmoldable (opción personal).

Preparación:

La base

1. Triturar las galletas. Añadir la mantequilla fundida y mezclar.
2. Poner sobre la base de un molde desmoldable, apretando bien en el fondo —con especial cuidado en los bordes para que quede bonito y recto al desmoldar— y, mientras se hace la mousse, meter en el congelador.

La mousse

1. Rehidratar la gelatina en agua fría.
2. En una cacerola calentar la leche entera con la cáscara de un limón y la rama de canela. Colar, añadir la gelatina y disolver. Verter la leche condensada y remover bien. Dejar entibiar.
3. Montar las claras con una pizca de sal hasta que estén bien montadas. Añadir la ralladura de limón y un poco de canela molida, mientras se sigue montando. Verter las claras al bol con las leches —que estará templado— y mover con cuidado.
4. Por último, incorporar la nata montada a la mezcla anterior, integrándola con movimientos envolventes para que no se baje.
5. Probar por si le falta canela o azúcar, si os gusta más dulce.
6. Verter la mousse sobre la base de galleta y meter al frigorífico durante 6 horas, como mínimo.

Os invito a preparar este delicioso postre y a compartirlo en familia y con vuestros amigos.

Muchas gracias Susana, Jesús y Carlos Dube por compartir.

 Actualización 12 de mayo de 2013
Una vez más María nos ha sorprendido con esta deliciosa y cremosa tarta de leche merengada que hemos compartido y degustado en familia en el día de hoy con Josechu y Paula.
Print Friendly, PDF & Email
(Visited 20 times, 1 visits today)