Si hay dos postres que me encantan desde que tengo uso de razón son los helados y los flanes. El flan de toda la vida, el flan de huevo y leche es sin lugar a dudas mi favorito. Como ya os había comentado en la receta de flan tradicional que había aportado en el blog hace nada más y nada menos que 10 años, mi hermana Rosa cocina unos flanes excelentes.

En esta ocasión, María nos preparó un riquísimo flan fácil con nueve yemas de huevo que le habían sobrado al preparar con sus correspondientes claras una Bica blanca de Laza. ¿Vamos con la sencilla receta?.

Ingredientes:

9 yemas de huevos camperos.
1/2 litro de leche entera. Os recomiendo Leite de Granxa O Cancelo.
100 gramos de azúcar y un sobre de azúcar vainillada.
Para caramelizar el molde:
100 gramos de azúcar, 2 cucharadas de agua y 1 cucharadita de zumo de limón.

Preparación: Incorporamos sobre nuestra sartén BRA INFINITY los 100 gramos de azúcar, 2 cucharadas de agua y 1 cucharadita de zumo de limón. A fuego moderado y teniendo mucho cuidado de no quemarnos obtendremos sin remover un caramelo fundido de un bonito color dorado que verteremos con precaución sobre nuestro molde para caramelizarlo.

En un bol vertemos las 9 yemas de huevo y añadimos sobre ellas 100 gramos de azúcar y un sobre de azúcar vainillado, batimos  con unas varillas hasta integrar el azúcar sin hacer espuma y reservamos. A continuación, vertemos el 1/2 litro de leche y removemos durante unos segundos. Filtramos  la mezcla anterior a través de un colador de cocina sobre nuestro molde previamente caramelizado y reservamos.

Nota: Texto corregido

Precalentemos el horno convencional -calor arriba y abajo- a 160ºC e introducimos el molde sobre una bandeja de hornear al baño María de forma que el agua alcance en altura o nivel la mitad del mismo. Horneamos durante unos 60 minutos. Transcurrido el tiempo, retiramos el molde del horno y dejaremos enfriar el mismo donde terminará de hacerse nuestro delicioso flan casero. Cuando haya enfriado  el molde, lo introduciremos en el frigorífico hasta el día siguiente para desmoldar el flan que estará de rechupete queridos amigos.

Nota: Cada horno tiene sus propias características técnicas así que transcurrido el tiempo podremos pinchar el flan con una brocheta de madera para comprobar si está listo. Tened en cuenta que el flan continuará cuajándose en el molde una vez que lo hayamos retirado del horno.

Hasta la próxima amigos.

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 37 times, 1 visits today)